Accidentes De Caídas Y Resbalones

Tormentas Invernales, Banquetas Resbalosas y Levantando Exitosamente Un Caso de Resbalón y Caída

Table of Contents

    snow-cleared-drivewayEn este momento, todavía es verano en Nueva York. Las temperaturas son tibias, y la nieve y el hielo parecen lejanos. Sinembargo, el invierno volverá, inevitablemente, y con él vendrán las condiciones traicioneras, y los riesgos de resbalarse en las aceras de Nueva York. Un caso de banqueta resbalosa resuelto en la primavera de este año proporciona varias piezas útiles de conocimiento sobre algunos de los conceptos y normas legales que componen un caso de resbalón y caída ocasionado por una acera cubierta de nieve o hielo.

    El pasado enero del 2014, hubo una tormenta de nieve. La tormenta arrojó 11 pulgadas de nieve sobre la ciudad. El 21 de enero, alrededor de las 6:45 de la tarde, Gabor caminaba por la 2nda Avenida en Manhattan cuando resbaló y cayó en una banqueta ubicada frente a una tienda de licores. Gabor resultó gravemente lesionado, rompiéndose la cadera como resultado de su impacto en el piso.

    La tienda de licores era rentada; su espacio era propiedad de un condominio. A las 2 de la tarde del 21 de enero, los empleados del propietario trataron la acera usando una máquina quitanieves. Sin embargo, para el momento en que Gabor llegó al lugar, testificó que notó un área de hielo negro en la banqueta. Según Gabor, el área no estaba cubierta por nieve y no había sido tratada con ningún tipo de agente para derretirla o de tracción.

    En el juicio, tanto el propietario como el inquilino presentaron el testimonio de la opinión de un experto meteorólogo en su caso. Ambos meteorólogos testificaron que había una tormenta en curso durante todos los periodos relevantes del 21 de enero. Para las 14:00 las temperaturas ya estaban debajo del punto de congelación y continuaron bajando a lo largo de la tarde. Este testimonio fue importante porque la legislación de Nueva York tiene lo que se conoce como la “doctrina de tormenta en curso”, que especifica que un propietario no tiene el deber de limpiar la banqueta para “solucionar una condición peligrosa”, (como nieve y hielo en la acera) mientras la tormenta está en progreso. Solamente después de que la tormenta haya terminado, y luego de un “tiempo razonable” reanudará el propietario esa labor.

    En otras palabras, la doctrina de tormenta en curso podría haber resultado en una desestimación del caso de Gabor, debido a las condiciones climáticas que se estaban dando la tarde y las primeras horas de la noche del 21 de enero. Pero, como en muchos aspectos de la ley, la doctrina de tormenta en curso no es absoluta. La doctrina no necesariamente otorga la victoria al demandado. Simplemente transfiere la carga de la prueba hacia el demandante, para que éste demuestre que el demandado creó o empeoró la condición peligrosa en la acera, más de lo que estaba como resultado de la tormenta.

    El demandante contó con las pruebas necesarias para cumplir con el requerimiento y continuar con el caso. Tanto Gabor como su esposa testificaron haber visto una zona de hielo frente a la licorería. Un empleado de la licorería testificó haber visto a un trabajador del propietario utilizando una máquina quitanieve, pero no lo vió usando ningún material para deshielar. Esa prueba, junto con la evidencia establecida de las temperaturas frías de aquélla tarde, fueron suficientes para permitir a Gabor irse a juicio y alegar que el propietario creó o empeoró las condiciones de hielo en la banqueta al utilizar una máquina quitanieve sin usar ningún material deshielador. La clave en el caso de Gabor, como en muchos otros, fue haber contado con la evidencia suficiente para rebatir cualquiera y todos los argumentos que los demandados pudieran haber presentado contra él.

    Si usted resulta lesionado por un resbalón y caída relacionados con una acera engañosamente llena de nieve o hielo, la ley le otorga el derecho de obtener una indemnización por los daños que usted sufrió en esa caída. Aún si los hechos de su caso son complicados (como caer en medio de una tormenta en progreso), no cometa el error de rendirse simplemente. Hable con un abogado experimentado en Nueva York. Los abogados de resbalón y caída en Nueva York del despacho de Jacob Oresky han representado diligentemente a demandantes lesionados en toda el área metropolitana de Nueva York, incluyendo el Condado de Westchester y en Long Island. Nuestros clientes dependen de nosotros tanto para una representación hábil como para una atención y servicio personalizados. Llámenos para enterarse de cómo podemos ayudarle.

    Para recibir una evaluación gratuita de su caso, contáctenos en línea o llame a nuestra firma al 718-993-9999. Nuestros teléfonos son atendidos 24 horas al día, siete días a la semana.

    Por qué trabajar con Oresky & Associates

    Un récord de éxito basado en el trabajo duro y la dedicación

    Estamos dedicados a ayudar a nuestros clientes a buscar acuerdos y veredictos que satisfagan sus necesidades presentes y futuras. No dude en comunicarse con nosotros en nuestras oficinas en el Bronx y Queens para programar una consulta gratuita. No nos pagará honorarios de abogado a menos que lo ayudemos a obtener daños monetarios. Brindamos representación legal personalizada y dedicada a las personas lesionadas en Nueva York.

    Page Contact

    Chat en vivo, video chat o llamadas telefónicas las 24 horas del día, los 7 días de la semana